Degeneración macular senil

La degeneración macular senil  (DMS) es una enfermedad de la mácula (área de máxima visión) ubicada en el fondo del ojo. Es más común en personas mayores de 60 años y es por ello que recibe la denominación de degeneración macular asociada con la edad (DMAE).

Al ser una enfermedad degenerativa produce un daño lento y progresivo de la visión central, manifestándose como dificultad para leer o ver objetos pequeños. Algunas veces se puede manifestar de forma brusca.

Existen dos tipos:

  • DMAE seca: esta ocurre cuando los vasos sanguíneos bajo la mácula se vuelven delgados y frágiles. Se forman pequeños depósitos amarillentos, llamados drusen. La mayoría de las personas con degeneración macular comienzan con la esta forma.
  • DMAE húmeda: ocurre sólo en alrededor del 10%. En este tipo crecen nuevos vasos anormales y muy frágiles bajo la mácula. Estos vasos dejan escapar sangre y líquido. Este tipo de DME causa la mayor parte de la pérdida de la visión asociada con la enfermedad.

Los factores de riesgo son:

  • Antecedentes familiares
  • Raza blanca
  • Fumadores
  • Dieta rica en grasas
  • Sexo femenino

¿Cuáles son sus síntomas?

– En la DMAE seca:

El síntoma más común es la visión borrosa y/o distorsionada, dificultad para leer impresos o ver otros detalles finos.

A medida que la enfermedad empeora, puede necesitar más luz para leer o llevar a cabo las tareas diarias. Una mancha borrosa en el centro de la visión se vuelve gradualmente más grande y más oscura.

– En la DMAE húmeda:

El síntoma inicial más común es ver las líneas rectas torcidas u onduladas.

Puede haber una pequeña mancha oscura en el centro de la visión que se vuelve más grande con el tiempo.

Con ambos tipos de DME, la pérdida de la visión central puede presentarse muy rápidamente. Si esto ocurre, se necesita urgentemente la evaluación de un oftalmólogo.

¿Qué pruebas sirven para diagnosticarla?

El exámen de visión y fondo de ojo son fundamentales. Además se deben realizar el test de Amsler, Retinografía fluoresceínica y/o Tomografía de la mácula.

¿Cómo puedo controlar mi mácula con el test de amsler?

amsler

Tratamiento:

En DMAE incipiente y seca: (y si el paciente no fuma) se administran unos comprimidos con una combinación de vitaminas, antioxidantes y cinc que logran evitar el empeoramiento de la enfermedad. Sin embargo, esto no devolverá la visión que ya se haya perdido.

En DMAE húmeda:

  • Cirugía láser (fotocoagulación con láser).
  • Antiangiogénicos: por ej. Lucentis, Avastin, Aflibercept que son medicamentos especiales que impiden la formación de nuevos vasos sanguíneos. Los mismos se inyectan en el ojo (éste es un proceso indoloro).

Las ayudas para baja visión (lentes especiales) y la terapia pueden ayudarle a mejorar su calidad de vida.

  • Para la DME seca, consulte al oftalmólogo para que le realice un examen ocular completo al menos dos veces al año.
  • Para la DME húmeda, probablemente se necesitan consultas de control más frecuentes, quizá bimensuales.

La detección temprana de cambios en la visión es importante, ya que cuanto antes realice el tratamiento, mejor será la evolución.

El control con el oftalmólogo es muy importante!!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s